Intimista

Especialmente a la hora que agoniza la tarde y nace la luna, me vienen a la mente una galería de recuerdos lejanos vestidos de fucsia, envueltos en sueños y suaves aromas… Pero no sé, no sé. Poco a poco se desvisten y quedan desnudos, tan solos y tristes como mis noches de invierno… ¡Ay de mí!

Deja un comentario