El humo de tu existencia

Ayer mientras viajaba de Moquegua hacia Arequipa, a las 4:30 de la mañana, ubicado en el asiento número uno del segundo piso del bus panorámico, pude ver de nuevo el hermoso parpadear del alba y las grandes mejillas de la luna, y me vino un efluvio de inspiración:

Tu recuerdo lejano me acaricia el pensamiento,
Tu voz de terciopelo acompaña mi silencio,
La llama de tus besos parece incendiar mi alma,
Pero, ¡ay!, el humo de tu existencia se aleja con el viento…

Deja un comentario